Ir al contenido principal

LA CLAVE CONTRA LA POBREZA Y LA PARTE DEL LEÓN

  

"Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enseñale a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida"


Este proverbio puede ser muy significativo para la explicación de los microcréditos. 
Los microcréditos son programas de concesión de pequeños créditos a los más necesitados de entre los más pobres para que éstos puedan poner en marcha pequeños negocios que generen ingresos con los que mejorar su nivel de vida y el de sus familias.(Conferencia Internacional sobre Microcréditos, Washinton D.C, 1997)
Composición VIII, Kandinsky
En otras palabras, la microfinanciación consiste en prestar una cantidad reducida de dinero a personas muy necesitadas. Estas montan un negocio rentable y con los beneficios obtenidos, devuelven el préstamo y adquieren dinero suficiente para vivir y lograr así, salir de su situación de necesidad.
Por lo que se ha ido descubriendo, no sólo consiste en el préstamo de una cantidad, sino que conlleva un estudio previo para garantizar la viabilidad del negocio y un posterior seguimiento para asegurar la perdurabilidad  y evitar que las familias vuelvan al punto de partida. En otras palabras, las instituciones microfinancieras (IMF’s) no sólo entregan el préstamo sino que se involucran en la formación de los prestatarios, es decir, les dan la caña de pescar y las indicaciones para usarla.


Históricamente, para ayudar a los países subdesarrollados se entregaban fondos sin la necesidad de ser devueltos, lo cual se ha demostrado que es una herramienta ineficaz para luchar contra la pobreza, ya que las personas que reciben esas subvenciones se vuelven dependientes de la ayuda recibida y además, se producen abusos por parte de los intermediarios encargados de hacer llegar los fondos a los más necesitados. Por tanto, se observa que la caridad no ayuda a educar a los pobres a salir adelante por sus propios medios. De ese modo, los microcréditos palian con esos problemas, además de estimular la confianza y autoestima de los prestatarios cuando descubren que pueden adquirir, invertir y devolver el dinero que se les ha prestado.

El microcrédito no es caridad ni es dinero entregado a fondo perdido. Aunque se trata de un sistema más benevolente, es una modalidad de préstamo como otra cualquiera, concretamente, de cuantía reducida, concedidos a muy corto plazo (normalmente por un periodo de un año o inferior), lo que conlleva  un tipo de interés del que todavía no existe normalización. He aquí la parte del león: al no existir regulación directa, los intereses suelen ser muy elevados (y que el vencimiento sea a tan breve plazo no es de ninguna ayuda). Aparentemente, esto no debería ser un problema, ya que la rentabilidad de los mercados está estudiada, pero existen otros muchos factores que perjudican la situación ideal: robos, condiciones naturales (por ejemplo la climatología, lo que podría traducirse en malas cosechas), un mal estudio (no sólo de la rentabilidad del negocio, que puede fallar, sino también del empresario, ya que puede no trabajar bien o no lo suficiente).

A su vez, cabe destacar el inconveniente principal: en la práctica, no sólo financia a los emprendedores, sino que también financia a personas que lo necesitan y no pueden acceder al sistema financiero tradicional, dándole por tanto deudas a personas que no las van a poder saldar.  

Esta línea crítica se observa además, la gran presión y unas duras represalias sufridas por las familias que no pueden pagar la deuda de los créditos en el corto plazo establecido, lo que genera un incremento en la tasa de suicidios y pobreza, observando el fracaso de esta idea inicialmente solidaria.
Situamos como ejemplo a la India, que ha vivido una gran crisis de sus sistemas de microcréditos, con el endeudamiento de miles de familias en el estado de Andhra Pradesh.




En resumen, la microfinanciación es una idea solidaria que han logrado ayudar a muchas personas, principalmente a la mujer. Es un sistema particular y concreto que impulsa a las personas emprendedoras, pero cuya expansión mundial sería una gran ayuda para erradicar las situaciones más necesitadas, siendo una condición necesaria pero no suficiente. Los microcréditos son sinónimos de desarrollo, pero para que de verdad funcionen y el progreso pueda ser a gran escala falta mucho por estudiar y regular.

Comentarios

  1. De nuevo una reflexión muy interesante sobre el efecto real de las decisiones de organismos internacionales sobre la forma de vida de los países subdesarrollados o en vías de desarrollo. No todos los microcréditos se conceden con el mismo rigor en su análisis previo y cumpliendo las condiciones mínimas de control de riesgo, como bien señala el artículo. Por otro lado, se necesita un nivel determinado de formación para poder entender lo que conlleva recibir un préstamo de estas características (inmersión financiera). Creo que la solución de los microcréditos es intrínsecamente beneficiosa pero de ningún modo se puede aplicar como herramienta generalizada según países, comunidades o nivel de formación.

    ResponderEliminar
  2. Otra entrada muy interesante sobre la que trabajo en nuestra fundación colaborando con las familias más pobres del Salvador. Está siendo muy positivo el programa de microcréditos para sacar adelante a estas comunidades, y si te apetece conocer un poco más te invito a visitar la página web www.fundacioncinde.org

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA DEL DINERO

En las economías más primitivas, los sujetos eran autosuficientes, de modo que no actuaban entre ellos. El nacimiento de grupos más amplios o sociedades, trajo consigo la progresiva división del trabajo: los individuos dejaron de ser autosuficientes y necesitaban de los demás para satisfacer sus necesidades, en otras palabras, la división del trabajo exigía el intercambio entre los sujetos.
Al principio se daba mediante el trueque de objetos directamente útiles en sí mismos, como el ganado, recolectas… Posteriormente comenzó en los mercados un sistema común de fichas, más conveniente para el servicio de la comunidad. La idea se desarrolló de tal modo que elementos meramente atractivos, como conchas cauri, eran canjeados por mercancías más útiles. Este es el caso de los metales preciosos, de los que se hicieron las primeras monedas acuñándose a un peso determinado. Herodoto atribuye esta innovación al rey de Lidia, presumiblemente a finales del siglo VIII a.C.   Con el paso del tiempo e…

CAPITAL HUMANO, NIVEL ESPAÑOL

La enseñanza y el aprendizaje son los factores que más influyen en el avance y progreso de las sociedades, y esto lo podemos ver mediante la función de producción:
Y=A*f(T,K,L) La función de producción representa la máxima cantidad que se puede producir de un bien con unos recursos, los cuales pertenecen a las variables K (capital), L (capital humano), T (tierra, es decir, recursos naturales). El capital humano, en términos más sencillos y simples, es el conjunto de recursos humanos que integran una empresa o compañía, es decir,  la cualificación del personal. Por tanto, el capital humano está en estrecha asociación con la educación (referida a la enseñanza y aprendizaje de los conocimientos, competencias y habilidades que adquieren los alumnos en las escuelas), ya que influyen de manera positiva en la producción de la economía en general. Se puede afirmar por tanto, que cuanto mayor sea la calidad educativa, mayor serán las innovaciones tecnológicas, el avance, el crecimiento económi…